Participación bajo mínimos por la periferia y el campo

El 26M se registró la participación más baja de la historia en Elche (sin tener en cuenta las Elecciones Europeas). El descenso fue generalizado con respecto a las últimas Municipales y Generales, pero se acentuó notablemente en los barrios y las pedanías

Las Elecciones Municipales movilizaron menos que nunca a los ilicitanos. Si se dejan a un lado los comicios al Parlamento Europeo, tradicionalmente los menos seguidos (menos de un 45% en 2004), el 26M se registró el peor registro de participación de la historia de la democracia actual en Elche: un 59.65%. Para encontrar algo similar, habría que remontarse a 1991, cuando un 61.45% de los ilicitanos acudieron a las urnas en otras votaciones locales.

Como casi siempre, la explicación estará en un cúmulo de factores: cansancio tras cuatro votaciones (cinco si se cuenta el Senado) en apenas un mes, separación por primera vez de las Autonómicas, coincidencia con las Europeas (las menos “estimulantes”), desencanto con los “nuevos” partidos, aumento del censo por inclusión de extranjeros y personas con enfermedades como Síndrome de Down… Pero lo cierto es que así sucedió y que la bajada de la participación fue uno de los factores clave en el resultado.

La desmovilización va por barrios