Los nuevos partidos acechan desde la periferia

Entre 2007 y 2015, PP y PSOE se hundieron en las elecciones locales en pedanías como Matola, donde perdieron hasta el 42,08% del voto, y en la zona nueva de Altabix, donde cayó del 81,41% al 41,04%

Entre 2007 y 2011, los dos partidos hegemónicos eran los organizadores de la fiesta y nadie les tosía, pero todo cambió cuando se invitaron nuevos partidos como las formaciones locales. El caso más sangrante se localiza en la pedanía de Matola, donde el PP en 2007 obtuvo el 60,09% del voto y el PSOE, el 28,20%, lo que les daba el 88,29 % del total de votos. En 2011 el PP tuvo un leve descenso y el PSOE mejoró levemente su resultado obteniendo el 58,40% y el 28,92% respectivamente. Pero en 2015 ambos partidos se dieron de bruces con la cruda realidad del fin del bipartidismo y en Matola ambos cayeron estrepitosamente obteniendo en estas elecciones los populares el 26,47% y los socialistas el 19,74% del total del voto.

Algo similar ocurrió en el distrito 1 sección 19, adyacente a la plaza de Castilla en Nuevo Altabix. En esta ocasión, en 2007, ambos partidos sumaban el 81,4% del total, que suponía un 37,58% para el PP y el 43,82% para el PSOE. En 2011 y en este caso a la inversa que en el anterior caso, los populares mejoraron levemente sus resultados con un 37,84% y los socialistas se desplomaron hasta el 36,24%, lo que aún les permitía ser las fuerzas hegemónicas aun habiendo caído hasta el 74,08% del total del voto. Pero en 2015 volvió a suceder y en esta ocasión ambas formaciones se desplomaron de manera estrepitosa bajando el PP al 19,94% y el PSOE al 21,10% lo que ni siquiera les otorgaba una mayoría en dicha sección.